Ser (en femenino)

Sara Valverde

Toda construcción requiere de una acción subjetiva, en la que cada individuo deja impresa la manera de hacer(se).

Crecer y construirnos por tanto no es un proceso objetivo, sino moldeable al antojo de un sinfín de circunstancias, personas, experiencias, contextos, creencias, impuestos, donde claramente, el género es uno de los marcadores que determinan la estructura del nuevo ser.

En un año como este dos mil dieciocho, donde la lucha feminista en occidente y en concreto, en el Estado Español- asistimos a la primera huelga de mujeres el pasado 8 de marzo-, parece haber logrado una repercusión mediática y ¿política?; los espacios  culturales no iban a ser menos y comienzan asistir a un lento pero imparable relevo de las mujeres a la mayoría masculina.

En ello, se hace eco la sexagésima edición del Festival Internacional de Cine Documental y Cortometraje de Bilbao, Zinebi. Cargado de nuevas, destaca el apoyo y la voluntad de dar visibilidad a las directoras de cine independiente. Es por ello, que tiene cabida  el comisariado coordinado  por la también cineasta Ghasideh Golmakani, Focus Iranian Women Filmmakers. The Present is Female!, cuyo foco reside precisamente en el ser mujer en un contexto tan hostil como es Irán. No obstante, la elección tiene más de una razón de peso, ya que para la lógica de un estado represivo con la mujer, no casa el hecho de que cada año se sumen más directoras, productoras, escritoras, guionistas a seguir la lucha a través del audiovisual para contar ese habitar.

El ciclo se divide en tres programas,  donde se entremezclan cortos de  ficción, animación y documental, pero donde quizás el punto fuerte sea el hecho de la inexistencia de heroínas ni héroes, sino la diversidad, inclusive sutileza, en la narración de cada una de las directoras.

 

Mira a ver si me ves

 El programa que abre apetito se constituye de siete cortometrajes con los que asistimos a una construcción sistemática y estructural del ser (en femenino). No están pensados para que en su conjunto se cree una línea cronológica desde el  crecimiento del bebé hasta el ser adulta, y de nuevo madre. Sin embargo, si los ordenásemos según las edades de las protagonistas obtendríamos precisamente esta experiencia desde el nacer siendo género femenino hasta convertirse en mujer. Un recorrido cargado de miedos e inseguridades debido a la convicción incrustada de valer la mitad que sus acompañantes varones.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Quizás el comienzo de todo pueda ser la cinta  MWAH de la directora Sara Soheili, en la  que la importancia de qué el embrión, como semilla recién plantada, sea una futura niña, supone una de las mayores desgracias para su progenitora; tanto, que la muerte de ese (no) ser aún, puede salvarle la vida. Si no, ese bebé nacerá, crecerá y en una situación tan infantil como es esperar a que tu padre te traiga el regalo de cumpleaños, puede convertirse en un aterrizaje forzoso a la realidad, a tu realidad como niña, como futura mujer (en August de Samira Norouz Naseri). Otra caída sin frenos, aunque no por ello menos confusa, es el ver y no entender ese doble filo que el amable y querido profesor de piano parece tener cuando regaña con su esposa, como cuenta la pieza Ava at the age twelve de Shadi Karamroudi.

Pero probablemente una de las etapas más determinantes y clarificadoras sobre el lugar que vas a ocupar como mujer en la sociedad, es el convertirse precisamente en ésta, en ese tránsito tan poco amable llamado adolescencia. Es el caso del film Absent wound de la  directora Maryam Tafakory.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un habitar con el que  convivir y acostumbrarse, incluso cuando la situación requiere lo contrario para sobrevivir. Pero ni en esas, y por esas de ser mujer, hasta las buenas acciones se vuelven en contra de una. Es el caso de la protagonista de Gaze, creada por Farnoosh Samadi. Directora, que al igual que se retrata en el cortometraje Leftover de Yasaman Hasani, experimentó las contradicciones, miedos y contrastes culturales que supone emigrar de Irán al corazón de Europa.

AUGUST, de Samira Norouz Naseri.
AUGUST, de Samira Norouz Naseri.

Como si de un puñado de mariposas encerradas, que están dispuestas a salir volando en cualquier momento son estas siete protagonistas, lo que ocurre es que para volar necesitan primero las alas (BUTTERFLY, de Maryam Khalilzadeh).

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s