Intervenciones sobre el Mapa

Al desplazarse la mirada hacia una práctica artística fuera de los espacios establecidos y circuitos normativizados para la muestra y el consumo de arte, la producción basada en la acción, la intervención y la participación interrogarán sobre los modos de habitar el espacio, la alteridad, los márgenes y las problemáticas que devienen de los mismos.

Entre los nuevos formatos de principios de siglo, el imaginario cartográfico seguirá vigente hasta la actualidad como un instrumento de investigación y reflexión, pero sobre todo como artefacto para manifestar y evidenciar hechos, situaciones y series de acontecimientos ligados a contextos determinados.

Muchos han sido los artistas, colectivos o movimientos que han involucrado el imaginario de la cartografía en sus propuestas y que visibilizan las heridas contemporáneas: problemáticas que surgen en los márgenes, desde éstos o trasladadas a los mismos; desde las minorías, silenciadas u obviadas pero que generan un continuum entre las múltiples memorias de la ciudad y sus habitantes.

Aquí, podemos mencionar el concepto de topocrítica que desarrolla el teórico Nicolás Bourriaud, y que introduce así:

“Mapas, planos, imágenes de satélite, tomas de vista, muestreos, estudios sociales, diagramas y cuadros: la noción de geografía no había cobrado nunca tanta importancia en el arte como hoy en día”[1]

Entre muchos artistas que en la segunda mitad del siglo XX comienzan a trabajar en torno a la ciudad, podemos mencionar las City Pieces de Yoko Ono, producidas a principios de los años 60 y que consisten en acciones banales realizadas en la ciudad, como empujar un carricoche o saltar charcos de agua. En esta misma década, radicaliza esta serie de obras mediante Map Piece, sin ir más lejos, “un mapa para perderse”. Otro ejemplo es la obra This Way Brouwn realizada por el artista Stanley Brouwn en Ámsterdam, en la que pide a los transeúntes que dibujen en un trozo de papel un itinerario para ir de un sitio concreto a otro: indicaciones erráticas que el artista seguirá después para ir a dicho sitio.[2]

Cabe destacar Guide Psycogeographiqué de Paris (Guía Psicogeográfica de París), realizada por el teórico y artista situacionista Guy Debord en 1975. La obra era un mapa desplegable que recogía fragmentos de la ciudad mencionada: recortados, recompuestos de forma aleatoria o unidos por flechas, que aunque bajo el imaginario de las guías turísticas al uso, era un mapa que invitaba al visitante a perderse por la ciudad, instándole a experimentar, a redescubrir los diversos territorios urbanos.

Tal y como define Francesco Careri los situacionistas buscaban en la ciudad burguesa de la posguerra aquellos lugares no frecuentados por la cultura dominante y situados al margen de los itinerarios turísticos: barrios obreros apartados y lugares en los cuales multitudes de personas vivían lejos de las miradas de la sociedad, a la espera de una revolución que jamás tuvo lugar.[3]

De hecho, es en los espacios de posición frente a lo hegemónico donde […] la geografía de los artistas contemporáneos explora a partir de los modos de habitar, las múltiples redes en las que evolucionamos, los circuitos por los que nos desplazamos y, sobre todo, las formaciones económicas, sociales y políticas que delimitan los territorios humanos.[4]

Es la experiencia devenida de esos modos de habitar lo que nos ofrecerá un amplio repertorio de cartografías-otras, que cuestionan, precisamente, los aparatos que operan en los territorios humanos descritos en el párrafo anterior.

“La topocrítica parte de la realidad física de los espacios humanos (domicilio, edificio, zona urbana, ciudad, nación, continente, planeta) con el fin de interrogar los modos de representación que forman nuestro imaginario y gobiernan nuestras acciones”.[5]

El taller Intervención Colectiva sobre el mapa, llevado a cabo en Sarean Kultur Elkartea ha querido incorporar, precisamente, esas cartografías-otras, generando diversos mapas relaciones en base a un primer mapa.[6]

Fotografía: Mónica Agüeros

Así, se les solicitó a los asistentes añadir información sobre espacios y actividades culturales, así como una serie de reflexiones e ideas en torno a los territorios con los que se identificaban, y por último, sumarse a sí mismos en el mapa. El enlace a continuación recoge los resultados del taller, conformando la propia navegación en base a las múltiples líneas, vínculos, afinidades y relaciones plasmadas en el mapa por los participantes.

Intervención Colectiva sobre el Mapa

IMG_20170726_124230edit

[1] Bourriaud, Nicolás, «Topocrítica. El arte contemporáneo y la investigación geográfica», en Heterocronías. Tiempo, arte y arqueologías del presente (Murcia: CENDEAC, 2008), 17-34.

[2] Paul Ardenne, Un Arte Contextual. Creación artística en medio urbano, en situación, de intervención, de participación (Murcia: CENDEAC, 2006), 63.

[3] Francesco Careri, Walkscapes. El Andar Como Práctica Estética (Barcelona: Gustavo Gili, 2013), 73-74.

[4] Bourriaud, Nicolás, «Topocrítica. El arte contemporáneo y la investigación geográfica».

[5] Ibid.

[6] Este mapa hace referencia al mapa cultural que acompaña el proyecto Bilbao Dé-Tour-Nement. Catálogo de Espacios y Prácticas Artístico Culturales , publicado en 2016.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s