El modelo shanzhai chino. Pablo Martínez Garrido.

https://creators-images.vice.com/blog_article_images/images/000/017/127/marlboro-cigarette-box-mobile-phone-040408_detail_em.jpg?1312403121
Fusión shanzhai de móvil y caja de cigarrillos.

China es quizás el caso más paradigmático en el que la piratería ha sido beneficiosa tanto para el mercado local como para el global. Y de entre todas las urbes destacadas por su capacidad industrial, el caso más brillante es la ciudad portuaria de Shenzhen, ubicada en el delta del río de las Perlas. Ésta zona fue una de las primeras en abrirse al comercio exterior. En los años 80, época en el que la escolarización era prácticamente inexistente, muchísimas compañías occidentales acudieron a la ciudad para contratar mano de obra barata. La idea era convertir granjeros analfabetos en trabajadores habilidosos capaces de fabricar productos de última generación.

Aunque muchas compañías acabaron abandonando China por la escasa calidad en el resultado, no esperaban lo que la especialización de los trabajadores iba a ocasionar. En la China de entonces, un trabajador que cosía zapatillas
para Adidas durante el día, cosía zapatillas para él mismo durante la noche. Es decir, si sabes fabricar alta gama para una compañía, sabes cómo competir contra ella. “Cuando no tienes recursos, un sistema educativo apropiado
ni mentores a tu disposición, aprendes de tu supervivencia. Copias, pegas, reproduces, modificas, te esfuerzas (y  ocasionalmente mejoras)” (Renaud 2015, 125).

Son famosos los casos en los que la retroingeniería aplicada con el fin de saber fabricar con menores costes, han disparado la industria local china. Se ha desarrollado una verdadera industria de la fabricación que las compañías
occidentales detestan, pues son capaces de imitar a la perfección un móvil Samsung y además mejorarlo. Por ello, la mayoría de compañías suele comprar los teléfonos a estas fábricas, a los cuales se les añade posteriormente
las especificaciones de marca. Esta industria tiene un apodo: Shanzhai. “En la cultura popular china, Shanzhai (shan: montaña, zhai: fortaleza) se refiere a unpueblo alejado en las montañas donde los bandidos recreaban su propia forma de sociedad, alejada de las normas del emperador”4 (Ibíd., 123).

Shanzhai es todo un fenómeno en la sociedad China, una forma de ser y de ver el mundo. Culturalmente, la mentalidad shanzhai se enfoca en imitar a la perfección un producto de consumo con un toque irónico. En cuanto a productos tecnológicos se pueden encontrar teléfonos móviles con un mechero incorporado o un compartimento donde guardar los cigarrillos. En textiles, las archiconocidas marcas de imitación como Adobos, Dolce Camino o Like. Toda una aberración para los defensores de la identidad corporativa, ¿pero dónde queda la falsificación, cuando estas marcas fabrican con los mismos materiales, la misma ciudad y muy probablemente en la misma fábrica? Para estas fábricas es posible fabricar un mismo producto con distinta calidad, desde algo que prácticamente es un chiste que se rompe nada más usarlo a un producto de altísima calidad (igual o superior que uno original).

Pero Shanzhai no se queda recluida en la industria. Afecta del mismo modo a la cultura misma y transforma los métodos de consumo. “El halago a la copia, la crisis y el mercado lowcost han propiciado un crecimiento que invierte el poder social de la logomanía por la demanda de réplicas” (Carreño 2017, 65). En China existen estrellas y programas de televisión shanzhai que a menudo se vuelven archiconocidos de la noche a la mañana hasta el punto de rivalizar con el original. También se cuenta que“frente al programa de gala organizado cada año por la Televisión Nacional de China (CCTV) para la víspera del año nuevo chino, muchos jóvenes prefieren ver las versiones shanzhai del mismo programa, que circulan por Internet. En ese sentido, la cultura shanzhai duplica paródicamente la cultura oficial, devolviéndole un reflejo distorsionado. Para estos jóvenes el shanzhai es un emblema conscientemente reivindicado, con connotaciones incluso de cierta rebeldía” (Petrecca 2013).

En cuanto al arte shanzhai, destaca la Dafen Oil Painting Village. Un suburbio de la ciudad de Shenzhen donde trabaja la mayor comunidad de pintores copistas del mundo. Dafen es un referente clave para el arte contemporáneo, pues muchísimos artistas han encontrado en China el mejor lugar para producir sus obras de la manera más económica posible, afirma Carreño, donde encargan las pinturas ya realizadas. Algo totalmente legítimo en el arte contemporáneo, donde la mano del autor ha dejado de ser una exigencia. ¿Por qué si un artista es mediocre pintando no puede usar una pintura técnicamente bien ejecutada como medio? La producción por cuenta ajena ahorra tiempo y dinero, y puede ofrecer resultados formales mucho mayores, en medida de lo que el artista considere oportuno. En occidente existen numerosas muestras que tratan y fuerzan este tema y que por extensión no podremos desglosar aquí, pero para más información recomiendo un vistazo al citado artículo de Montse Carreño.

Este texto es un fragmento que forma parte de un artículo publicado en Garrido, Pablo Martínez. «Comparte, copia y mejora: La piratería como medio de desarrollo tecnológico y cultural». AusArt 6, n.o 2 (30 de diciembre de 2018). https://www.ehu.eus/ojs/index.php/ausart/article/view/20355.

Referencias:

Carreño Delgado, Montse. 2017. “La potencialidad de lo falso y la cultura shanzhai”. Inmaterial 2(4)

Petrecca, Miguel. 2013. “Shanzhai, la palabra fetiche que explica los cambios en la China de hoy”. Clarín.com, 17 ene. https://www.clarin.com/ideas/shanzhai-sanzai-china-miguel-petrecca_0_S15BITsoPQx.html

Renaud, Clément. 2015. “Bandits brought technology to this world–Shanzhai Culture (China)”. En The pirate book, edited by Nicolas Maigret & Maria Roszkowska, 119-37. Ljubljana: Aksioma

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s