Pesadilla en la cocina o el peso de las palabras. Amets Garrastazu.

Para este artículo no voy a hablar demasiado, sino que voy a exponer; después de esta breve introducción, una serie de opiniones encontradas en la web que son más ilustrativas que mis palabras. En un artículo pasado ya hablé de la atmósfera de explotación y vulnerabilidad a la que la clase cultural se ve obligada a someterse para subsistir. Si bien los individuos no vemos rentable nuestra actividad a la larga, para seguir desarrollándola caemos en un extenso letargo de sucesión de empleos para los cuales estamos sobrecualificados en titulación. Aquí no pretendo infravalorar las profesiones más recurridas, como dependientes, comerciales, peones o camareros entre otras; pues no es de recibo adjudicar la dificultad a la falta de titulación necesaria para ostentar estos cargos, ya que cada profesión requiere de habilidades necesarias propias que no todo el mundo posee y por lo tanto, no todo el mundo vale, por titulaciones que pueda haber obtenido previamente. Tampoco veo justa la definición de las profesiones de subsistencia como peyorativas, cada cual es feliz o no con lo que hace, y cada cual se conforma llegado el nivel de ingresos y de calidad de vida que más se adecúe a sus expectativas.

El problema, una vez más, lo encuentro en el monocultivo de esta parte del sector servicios basada en el consumo y turismo de masas. Pues ello acarrea el esfuerzo en la adaptación forzosa a un trabajo que no se quiere realizar, provocando la alienación y el estrés.

Con la masificación del turismo, la imagen de los negocios en redes sociales supone su principal medio de difusión. Las redes son la primera herramienta a la que cualquiera echa mano a la hora de escoger dónde ir a comer, visitar o comprar; y entre ellas la que más destaca es TripAdvisor. Esta web puntúa los lugares de cada ciudad conforme a la opinión de los clientes, siendo ésta el valor del lugar, de la actividad y, por supuesto, de las personas que trabajan ahí.

El peligro recae en la falta de comprensión o de empatía. Los empleados son la cara visible del lugar y sobre ellos cae la responsabilidad de su reputación. La manera en la que el cliente recibe la actitud del empleado se convierte en un factor en su contra. Un medio de control, a veces de autocensura, por el temor a que el jefe lea una opinión anónima desfavorable sobre la persona. En la mayoría de los casos el jefe suele mostrarse comprensivo con el empleado sobre el que ha puesto su confianza. Pero es inevitable temer el resto de factores que pueden conseguir que la manera de afrontar una experiencia laboral extenuante suponga la pérdida del empleo.

Las reseñas que comparto a continuación son reales y han sido copiadas desde redes sociales. A modo de encuadre, han sido seleccionadas por desfavorables, recortadas y censuradas para proteger la privacidad de empresas y personas. Los textos, como podréis imaginar, muestran la realidad del empleo precario, y con ellos pretendo poneros el lugar de los empleados a los que se dirigen.

 

1.

Bueno, pues la última visita puedo decir que será la última, para siempre. El trato por parte de las dos mujeres que atendían fue horrible, sobre todo por parte de la que nos cobró a quien pareció molestarle soberanamente que preguntásemos de qué eran los ***** que tenían.

 

2.

llegamos a la taberna esta porque los dos anteriores que habiamos visto en tripadivisor uno cerrado y el otro habian puesto el menu semana santa a 32 euros y este estaba al lado a 16 euros , el ambiente frio la persona que nos atendio no tenia ni carta te lo decia de memoria, pedimos una ensalada normalita y esparragos **** y cuatro ****, y de segundo gallo ****  que no estaba mal y pimientos **** que eran precocinados no lo siguente de postre helado y agua un menu sin gracia ni elaborado para pasar el exspediente nada mas ni cafe nos dejaron tomar nos echaron, un consejo comer cualquier cosa antes que ir a esta taberna

 

3.

La camarera sola, nadie la ayuda. Nos a dado pena verla tan estresada.Y claro, se olvida de cosas, como es evidente; han dejado a mi cuñada comiendo sola ya que nos han servido a todos y ha ella la han olvidado. Menú simple. Particularmente no me a gustado por la falta de ambición. La ensalada por ejemplo, si compraran producto buenos bien, pero es una ensalada de verduras del Mercadona, para que me entendáis. Vino rellenado, normalito, pero rellenado. Aceite rellenado. Nota a destacar: me han servido en un plato roto. Para mi, no recomendable salvo que tengas prisa, el servicio es bastante rápido, estilo obrero.

 

4.

Estuvimos el sábado **** , pero lo teníamos reservado desde hacía bastante, cuando llegamos nos dijo que no había casi de nada en la carta , tuvimos que pedir platos servilletas etc.. cuando nos trajeron los **** estaban pasadisimos, el humus no era casero ni de palo, y solo había dos **** con muy poco gusto hechos, en fin creo que se tenían que esmerar un poco. Si quiere recetas ya le paso algunas le iría mejor.

 

5.

Menú del día a 14€. Camareros con malas caras y prisas. **** fría y mediocre. Le tuvimos que pedir que nos las calentara. ¿¿Bacalao ****?? malo. **** con patatas, con más patatas que ****. ¿¿Tarta ****?? malísima. Era una especie de flan- tarta raro, además nos la sirvieron caliente, desde luego, insisto eso no era tarta ****, por ello le dijimos a la camarera que se la llevara y nos pedimos unos cafés únicamente. Pan escaso y malo. No volvería nunca.

 

6.

Hemos subido al comedor de la parte de arriba, encontrándonos con una camarera antipática. El pan te lo pone en la mesa cogiéndolo del cesto con su mano ( las pinzas? Para que!) La comida servida como si fuese un cuartel. Aunque la comida y el ambiente sigue siendo el mismo de siempre, el servicio va de mal en peor. Tanto le barra como el comedor están atendidos por camareros que no son profesionales de la hostelería… Una verdadera pena!.

 

7.

El camarero lo mas soso del mundo, mira que ya uno se acostumbra tantos años aquí en Bilbao a que no son la alegría de la huerta, pero si trabajas para el público hay que valer.
El postre nos dijeron que no había nada preparado ya alucine ni **** aunque sea….
Total mala organización y carísimos.

 

8.

La comida es buena pero el trato es pésimo: teníamos una reserva un viernes **** y primero nos comentan que faltan muchos platos de la carta porque no los han hecho (??), no nos avisan del horario y nos comentan que si queremos postre nos lo ponen para llevar, cuando comentamos entre nosotros lo que nos parece vienen a meterse en la conversación y a respondernos de malas maneras…
Una pena porque no hay muchos sitios así en Bilbao (quizá si los hubiese…) Hemos ido varias veces y no es la primera vez que nos atienden mal.

 

9.

Con lo buena que es la comida, es una pena que tengan esa camarera. Fuimos 4 amigas y nos habló fatal, y no solo a nosotras. Tiene un carácter malísimo que espanta a cualquiera

 

10.

Estuvimos hace dos semanas un grupo de amigos cenando un menú concertado. Los entrantes muy muy flojitos, ****, ****  y ****. De segundo un **** de piscifactoria que no estaba mal y,unos postres supuestamente caseros. Pero quizás lo peor de todo fue la atención que recibimos por parte de una de las camareras, parecía enfadada en todo momento. En definitiva una experiencia no muy satisfactoria

 

11.

No se merece ni una estrella. TODO pésimo…el servicio, la comida y el lugar!! Cuando nos sentaron la mesa estaba sucia y mojada. Pedí un sándwich de **** y estaba crudo completamente. Cuando le dije al mesero que el **** estaba crudo se llevó el plato sin decir nada, ni siquiera un lo siento o un qué puedo hacer o un desea que le traiga otra cosa. Minutos después, el mesero regresó con el mismo plato y me lo ha puesto en la mesa diciendo ya está lo hemos cocinado más. Como es normal no me he comido el sándwich y han tenido que quitármelo de la cuenta. No pienso regresar en mi vida!

 

12.

El local está excelentemente situado. Es una pena que el espacio esté consagrado a un servicio de tan baja calidad. La máquina de tabaco estropeada, las cristaleras sucias o la actitud del personal ya ofrecían los primeros signos de una falta de fundamento y seriedad que alcanzaría una cota inusitada con la comida. Optamos por un **** al ver la pinta general del restaurante. Servido sin ganas, consistía en un ****  mal presentado, tres filetitos de **** pasable y, atención, patatas y croquetas… precocinadas. En pleno Bilbao. Espero que cambien de actitud o que no dure mucho.

 

13.

No se lo recomendaria mas que a alguien que me caiga muy mal, en especial le diria que le atnediera J***, un chico muy espabilado (ironia). Estuvimos esperando casi media hora para que nos tomaran nota, incluso les costo entnedernos. El servicio lamentable, todo tarde e incluso nos llegaron a traer una **** deconstruida, el pan mal cortado, porque no tenian mas, se les habia acabado un sabado por la noche.
En resumen que no vuelvo ni aunque me paguen todos los dias el menú

 

14.

Fuimos a comer tres amigas. Hacía frío en la calle y al tener la puerta abierta del bar queriamos comer en el comedor de arriba. El camarero nos dijo que si comiamos menú tendriamos que estar abajo porque no queria manchar las escaleras subiendo y bajando platos (habia gente ya en las mesas de arriba comiendo). Al final nos dejó subir y su compañero (chico joven) nos atendió. Quedamos en que el postre lo elegiriamos despues de comer y de repente aparece el camarero del principio para que eligieramos el postre ya. Vamos, don de gentes no tiene,la verdad.
Una cosa esta clara, no vamos a volver nunca a comer ahi.

 

15.

Hacía tiempo que no íbamos a **** y descubrimos este sitio relativamente nuevo, cenamos unas raciones y la verdad que muy bien, nos gustó bastante, raciones buenas y baratas. Ahora la camarera…nos dijo que no tenía 6 tenedores para que cenáramos (éramos 6 personas)…y nos dió 2 tenedores y algún palillo, borde y mal educada…porque vamos no tener 6 tenedores no se lo cree ni ella…pero bueno, espero que le den un toque por el bien del bar.

 

16.

Trato de los camareros es malisimo , pedí pizza con **** pero me a sacado pizza con **** medio quemadas ,e pedido que me cambie y camarero a empezado quejarse y su compañero me a llamado ‘ esto es ser egoísta, . Incluso me negado devolver dinero y pedí hoja de reclamaciones, me a dado con agresión diciendo que me va dar oja de reclamación contra mi !!!! Que terror , asi no se trata a los clientes

 

17.

No es ni medio normal que se trate a los empleados, delante de la clientela, fatal, cuando el trato recibido por el camarero ha sido totalmente correcto Nos ha hecho sentir que sobrábamos No pensamos volver ni a tomar una caña

18.

Otra cosa que no me ha gustado nada es que una noche cenando les dió por recoger las mesas de alrededor cuando nos habían tenido esperando 50 minutos en sacar los primeros entrantes y estábamos en plena cena, ni tan si tan siquiera habían sacado todos los platos y ya estaban guardando la mesas de al rededor, estando en la terraza y con la gente en el paseo mirando, situación realmente incómoda ciertamente.

 

19.

El camarero debía ten prisa porque una vez estaba toda la comida en la mesa nos ha insistido repetidamente con que iban a tener que cerrar. Cuando empezábamos con los segundos platos nos ha dicho que si queríamos algo más, porque tenían que cerrar… Hemos tenido que reclamarle que el postre entra en el menú y nos lo ha traído cuando aún estábamos claramente comiendo los segundos. Acto seguido nos ha traído la cuenta y una vez pagado, sin haber acabado el postre ha venido a echarnos ” ¿vaís a tardar más? ” de muy malas maneras.

 

20.

Vamos 8 amigos, a la hora de reservar pedimos 6 menús y 2 a la carta, no nos ponen ninguna pega, cuando nos sentamos y empiezan a servirnos, nos traen una **** a compartir para 6 personas, de otros dos platos, ponen dos raciones para compartirlo todo. Después nos traen una cazuelita con **** para compartir todos. Nos quejamos a la encargada, S***, porque nos parece ridícula la ración, y su argumento es que el menú es para 4 y ella no lo recomienda para 6, pues haberlo dicho en el momento de hacer la reserva. En el momento del postre nos trajeron un **** que no venía en el menú, y la camarera, muy amable, nos aclara que nos lo han cambiado en cocina porque nos iba a tocar 1 **** por persona.
Entonces le pedimos las hojas de reclamación a la encargada S***, y ella muy arrogante, nos dice que ese es el menú que habíamos elegido, le hacemos saber que nos sentimos engañados y estafados, hemos sumado los precios de los platos que nos han servido en la carta y llegan justo a los 100€ cuando hemos pagado 150€ por los 6 menús. No nos aporta ninguna solución y sigue con su argumento que es el menú que hemos elegido. No se queda conforme, y a la hora de escribir sus alegaciones en la hoja de reclamación, miente diciendo que no hemos aceptado sus soluciones mostrándonos muy enfadados y alterados, cuando no perdimos las formas en ningún momento y no dio opción de aceptar nada porque no ofreció ninguna solución.
En resumen, nos sentimos estafados.

 

21.

Tienes que levantar la mano como en el colegio media hora para que algún camerero, no muy alegre se acerque y te pregunté qué quieres. Por lo que cobran se espera un poquito más de calidad en el trato y en la comida. En la delgada línea entre restaurante y fast food.

 

22.

No puedo opinar sobre la comida, ya que no llegamos a cenar. Íbamos 4 a cenar y no pudimos. Nos dijeron que nos podían poner en dos mesas separadas pero no juntar dos mesas (cosa que no parecía tan difícil). La sensación que nos dió fue que no tenían ningún interés en trabajar, y eso que el local estaba prácticamente vacío. Una pena, la verdad. Tal vez llegamos en un mal momento para ellos.

 

23.

El bar esta bien situado y decorado, ahora bien, el trato del personal es PÉSIMO, NEFASTO. En particular, uno de los camareros que nos atendió, I***, un tipo nada hábil en la barra, lento, de la memoria para las comandas ni hablamos y, por si esto fuera poco, un prepotente que se encaró con nosotros desde la barra. I***, la hostelería no es lo tuyo.

 

24.

El menú lo defino como normalito, comida normal y un poco escasa, la atención del camarero que nos atendió (un chaval) fue buena y agradable

Lo que baja mi puntuación a malo y me decepcionó, es que el que estaba en la barra (un señor y parecía ser encargado o jefe) salió a coger cosas de las mesas de fuera con un cigarro que encendió previamente dentro del local, y entró con el encendido. A los pocos minutos estando fuera lo tiró, pero el detalle ya quedó ahí.

 

25.

Menu del dia 10.95 mas iva. De primero una **** minuscula adornada con **** y un **** de bote frio, segun la señora de **** pero la carne de **** no se queda blanca despues de cocinada, porque remarco esto porque el acompañante de mi pareja es musulman y no puede comer **** por su religion, se lo pregunto para asegurarse y la respuesto fue que era ****, Tururu señora. De segundo hamburguesa con ****, la cual se cambio por patatas fritas por una alergia al ****, hasta aqui todo bien. Patatas diminutas fritas cuando hace unos dias, gomosas y malas, hamburguesas de eroski basic y ****. Se le piden y de malas maneras saca unos **** frios de un bote recien abierto.

 

26.

La mala actitud de uno de sus repartidores conlleva que no recomiende este local. Si contratan a delicuentes prefiero no saber lo que haran con la comida.

 

27.

Los chico que dejan la pizza ni las manos se lava y tocan la comidas sin contra, EL MAL SERVICIO.. de los dueños que permiten la mala atención ojo cuidado no se enferme al comer aquí por lo barato y no se como atrás página www se prestan a esta burla de restaurante que ofende la comida …

 

28.

Primero, el camarero nos dice que no atiende fuera (lo que le podíamos entender, porque apenas sabia hablar castellano), ademas de ser muy mal educado. Ni nos limpio la mesa ni nada. Encima de atendernos de malas maneras, como con prisa, para luego estar la mayoría del tiempo fuera apoyado en la pared fumando. No podíamos entender que hubiera un camarero así, y un sitio así de malo en todos los sentidos, en un sitio con tanto nivel culinario.

 

29.

**** en el centro de Bilbao, esta bien para probar ese tipo de comida a buen precio. La pena el servicio, la ultima vez que fuimos, un domingo sin apenas gente, bastante lento, la camarera se confundio con los platos, nos cobro mal, se le caian los vasos…

 

30.

No se si es que están mal pagadas o qué… pero no se puede ser más desagradable. Una franquicia que por tener demasiados locales está muriendo de éxito. Suele estar sucio, con poco personal y para colmo mal trato.

 

31.

Fuimos a las 9 de la noche un grupo de 30 personas un sábado a comer bocadillos y platos combinados. La comida bien en general, aunque estábamos en varias mesas y el orden del servicio fue pésimo, puesto que iban cogiendo los pedidos por cada mesa y hasta que no acababan de servir a la primera, no comenzaban a con los pedidos de la segunda… Resultado: que cuando la primera mesa ya estaba con los cafés, en la última todavía estaban apuntando lo que se quería tomar. Pero lo peor fue el trato del encargado, un tipo con muy malas maneras que parecía que te estaba perdonando la vida cada vez que pasaba por nuestro lado. Era la segunda vez que íbamos, y la primera ya nos la montó. Intenté hablar con él para decirle que todos los sábados nos juntábamos una media de 20 a 30 personas, pero que no podía decirle la cifra exacta hasta ese mismo sábado. No me dejó hablar, y simplemente me dijo que tenía que reservar con 24 horas de antelación, y que si no, no era posible. Y nuevamente cortándome y diciendo que no tenía más que hablar. Resulta bastante alucinante que a un local le digas que le aseguras todos los sábados una facturación de entre 300 y 400 euros, y el encargado ni te deje hablar y le importe un pimiento lo que le vayas a decir. Por lo que se ve, a algunos les debe sobrar el dinero en los tiempos que corren. Pues me alegro mucho por los socios de este negocio tan saneado. Pero las 30 personas que fuimos estos dos días, no volverán a pisar este sitio, ni juntos ni por separado. Muy lamentable que gente que esté cara al público (mucho más, cuando encima se es uno de los dueños) no sepa tratar a la gente. Por cierto, lo único que se salvó de esta mala experiencia es el trato amable y fantástico de la camarera que nos atendió en las mesas, una persona que sí sabía hacer bien su trabajo, y que no tenía la culpa de tener un jefe mal encarado. Bastante tiene la pobre con trabajar allí e intentar salvar con su sonrisa el ácido rictus de su jefe.

 

32.

Fuimos a intentar “cenar” en este bar. Para empezar la camarera nos hablo con un tono muy poco agradable, despues de pedir y ver lo caro que era, además de la mala calidad de los pichos decidimos irnos. No se la verdad como sigue abierto este sitio.

33.

La mejor manera de arruinar una bonita comida de grupo. Reservamos en **** un menú, que según P***, la encargada, no recomendaría ella misma para seis comensales, pero nadie nos informó de ello antes de la reserva. La relación cantidad/precio es claramente deficiente y cuando así lo hicimos saber, se argumentó algo absolutamente incoherente y sin sentido por parte de esta persona, pero aún así, desde el respeto y sin mostrar de manera explícita nuestro creciente y lógicamente explicable cabreo, pedimos seis hojas de reclamaciones. Este hecho parece activar una alarma nuclear cuando es un derecho del cliente y no pretendía más que reflejar nuestro malestar. Cuando en el postre se nos intentó “compensar” enmascarando el verdadero por otro y preguntamos en realidad qué nos correspondía y la respuesta fue que un **** por persona, casi nos explota la cabeza, literalmente. Y ya, cuando en el ticket aparecía que nos habían regalado el postre, la gota colmó el vaso porque, francamente, querida P***, a nosotros no nos gusta que se rían de nosotros y es lo que tú el sábado día **** de **** nos hiciste sentir como clientes de esta franquicia. Tú gestión, pésima y tu respuesta a la hoja de reclamaciones, literalmente mentira. Tú no nos has visto enfadados. Y no nos vas a ver, porque cuando tengamos que acudir a comer, cenar o degustar cualquier vianda, ya sea en grupo o en pareja, créeme, no lo haremos a tú franquicia.

 

34.

Por otro lado está la atención de los camareros.Muy malas maneras y totalmente descorteses llegando a rozar la mala educación. Decir que nosotros fuimos con unos cupones de ****  en los que decía que se podía pedir chuletón o cochinillo y que ellos en ningún momento nos ofrecieron, es más nos encontramos con las chuletas en la mesa cuando estábamos comiendo las ensaladas y sin opción a decirles nada y nos dijeron que juntáramos las ensaladas todas en un plato para hacer sitio en la mesa.

 

35.

El Domingo pasado fuímos a comer en familia 19 comensales,en celebración del cumpleaños de mi padre.Bueno,pues entre la comida y la bebida nos gastamos más de 300 euros.Antes de pedir los postres,helados y cafés,le comentámos al dueño, a ver si nos permitía poner una tarta que habíamos hecho en casa para soplar las velas y consumirla,(no era grande,con lo cuál les íbamos a pedir postres).
Su respuesta fué que la podíamos poner para soplar las velas,pero no para consumirla,(y le oímos cómo le decía a un empleado que no nos la permitiéra partir).
Nos pareció tan poco amable su actitud que decidimos marcharnos,sin abrir la tarta y elegir otro restaurante en el que continuar la celebración.
Normas tiene que haber,pero en este caso creo que las sobredimensionó.nNo es lo mismo ocuparles una mesa trayendo la comida de casa,a cambio de dos jarras de cerveza,por poner un ejemplo,que el caso que expongo.Por lo tanto,no volveremos a pisar ese local.

 

40.

Uno de las decenas de bares en ****. Paramos en su terraza a tomar algo. Le preguntamos al camarero que pintxos tiene y nos responde “muchos“. Y ahi se queda la explicación. Ademas de eso, se pasa mas rato hablando con uno apoyado en una columna que mirando a las mesas. Aunque la ubicación es ideal, porque está en ****, deja mucho que desear. Poca variedad, platos muy pequeños y muy caros para lo que sirven. El servicio lento y los camareros muy despistados. Se equivocaron al traer la cuenta, y tardaron mucho en servir, habiendo poca gente en el local.

 

41.

Camareros rancios

Mal trato en todo momento despues de dejarles mas d 100 euros, y ademas pedirles que pusiesen el volumen en la final de la champions y decirnos que no de malas maneras, no recomendable

 

42.

El camarero tuvo una actitud pésima con nosotros, tras pedir, nos retiró las cartas tirándolas a otra mesa. Nos atendió fatal, parecía enfadado y la pagó con nosotros.
La cocina bien y la otra camarera intentó compensar la actitud de su compañero, pero está claro que no volveríamos.

 

43.

Antes del postre le comentamos a la encargada S*** que este menú no era para 6 personas porque las cantidades a compartir eran una vergüenza y no da ninguna solución en ese momento sabiendo que nos habíamos quedado con mucha hambre y además hablándonos de forma muy soberbia. Pero ya nuestra sorpresa ya fue cuando preguntamos que cantidad nos toca de postre y nos dice la camarera G***( muy amable por cierto) que de postre nos tocaría a un **** por persona, pero al final nos sacan 2 surtidos de postres a compartir sin consultarnos, creo que porque les daba vergüenza lo ocurrido. Pedimos una hoja de reclamación y ya se empezó a poner nerviosa y ofreciéndonos alguna **** la cual rechazamos porque ya después del postre no era coherente su solución. Tardo mucho tiempo en traernos la hoja de reclamación y rellenarnos su parte, sabiendo que teníamos prisa porque se alargó mucho comida, ademas para luego mentir en la parte que ella escribió, me imagino que para quedar bien con su jefe, porque en todo momento fuimos bastante respetuosos con la situación.

 

44.

fui a cenar pedi un **** y una pizza tardaron casi 1 hora en traernos la cena nos trajeron primero la **** antes que el **** cosa que no entendia cuando no habia apenas gente… la **** muy rica y en el **** me encuentro dos pelos enroscados al arroz le aviso a la camarera y me dice k lo siente.. le digo no pasa nada, le pedi la cuenta y vi que me habia cobrado el **** que ni lo comi.. vergonzoso me parecio.. se lo dije y al final me devolvio el dinero, pero me parece vergonzoso que encima que habia visto lo que habia me lo cobraria!

 

45.

Fuimos a cenar sobre las 22:17, nos paso un chico, creo que el encargado, muy simpático la verdad, nos sentamos, miramos las cartas y sobre las 22:25 nos viene otro camarero, un chico joven, a tomarnos nota, pedimos cuatro platos para compartir tres personas, queriamos compartir, pero nos mira el camarero y nos dice que la comida tenía que salir todo a la vez porque la cocina cerraba a las 23:00, creo que si nos hubiera avisado antes de sentarnos seria mejor. La comida no estaba mal, un poco dura la ****, pero pasable! Creo que para lo que se paga podrían tener mas cuidado con los clientes, relación calidad precio, regular!!! Desde luego, no volveremos…

 

46.

Fui con unos amigos a cenar y después de acabar me tuve q comprar un bocata de chorizo en un chino porq tenía mas hambre q carpanta. Hablé con la encargada , L***, una chica q mostró evidentes signos de soberbia y pocas dotes de resolución en conflictos. Nos quiso hacer creer lo q no era; algo así como q habíamos sido tontos de baba por elegir el menú “para diabéticos”. Que vergüenza!! 25 euros para no comer nada , con un jaleo que había en el local q parecía el mercadillo de Sestao, un calor agobiante y había tan poco sitio entre las mesas q los comensales intentábamos sobrevivir como podíamos (Había una señora con sobrepeso justo detrás mío que le cantaba el sobaco a moribundo que tiraba para atrás).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s